¿Cómo hacer compost para el huerto? ¿Qué residuos?

¿Qué puede ser mejor que devolver a la tierra lo que viene de la tierra? El compostaje de tus residuos verdes es una solución fácil y ecológica para abonar tu huerto.


Además, el compostaje de tus residuos verdes es un acto cívico, las plataformas de compostaje y los centros de clasificación de residuos están saturados. Con esta práctica puedes reducir fácilmente el volumen de tus residuos. Yo mismo hago compost en un contenedor de 20 litros a la semana.


¿Por qué el compostaje es bueno para el jardín?


El uso de compost en el huerto es una fuente de fertilidad mucho más eficaz a largo plazo que los productos sintéticos.


No sólo proporcionará nutrientes a sus plantas, sino que, lo que es más importante, mejorará la estructura de su suelo. Ya sea seco y arenoso o húmedo y arcilloso, el compost permitirá que su suelo evolucione hacia una estructura ideal: la de los suelos forestales. Obviamente, esto no ocurrirá en 6 meses.


El uso de compost en el huerto fomentará la vida del suelo, y los pájaros agradecerán encontrar más insectos. Esta población es importante para establecer un equilibrio en su jardín, y debe cuidarse y fomentarse.


Se necesitan entre 4 meses y un año para obtener un compost utilizable. Puedes utilizar un contenedor especial disponible en tiendas especializadas o hacer tu compost en el suelo en un lugar discreto. Su abono aportará al suelo: (nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg)


¿Qué residuos se pueden poner en el compost?


Residuosde cocinaResiduos dejardínNo pongas peladuras defrutas y verdurashojasmuertasy pequeños trozos de ramashierbas que han echado semillasfrutas y verduras dañadasresiduos de tu jardínplantas, verduras y hojas enfermascáscaras de huevosustancias químicas: insecticidas, abonos químicos, etc.


Pasta y arroz, panpaja, huesos de heno, carne de pescadocafé, filtros, bolsas de téflores marchitas, plantas muertashuesos de frutas (aguacates, melocotones, albaricoques, etc.)toallas de papel y tiras de periódicocenizas de madera y tierra


En el compost, añado todo lo que es de origen vegetal, excepto las plantas enfermas. Hay que tener cuidado con las plantas de tomate y patata, por ejemplo, ya que pueden ser víctimas del moho.


También evito poner en el jardín la hierba cuajada y la correhuela, ya que se instalan rápidamente en tus huertos. Por supuesto, nunca tires los desechos de los animales, aunque los habitantes del compost acaben por descomponerlos. Lo mejor es mantener a los vecinos alejados de los olores desagradables.


El compost bien mezclado y equilibrado en términos de materia verde y seca no desarrolla ningún olor. Si este es el caso, una buena agitación debería ser suficiente para resolver el problema.


Cuánto… para conseguir una buena proporción de carbono y nitrógeno. (C/N) RATIO



  • Los materiales ricos en carbono son materiales «marrones, duros y secos» como la madera, las hojas muertas, el papel y la paja.

  • Los materiales nitrogenados son «verdes, blandos y mohosos», es decir, hierba, residuos de cocina, plantas.

  • Ponga de 20 a 30 veces más material marrón que verde.

Aireación y mezcla


Los microorganismos que son los agentes activos del compostaje necesitan oxígeno. Por lo tanto, para obtener un buen compost, hay que mezclar y alternar los diferentes tipos de residuos, y airear para renovar el oxígeno.
La agitación también ayuda a evitar el exceso o la falta de humedad durante el compostaje, al tiempo que se mezclan los diferentes niveles de descomposición.


Mantener la humedad


Si está seco y su compost se seca, los microorganismos también se secarán y morirán. Mantenga el compost húmedo regándolo. Eso sí, ten cuidado de que no desprenda malos olores: sería señal de exceso de humedad y putrefacción (podrías remediarlo añadiendo un poco de tierra, removiendo y aireando).


¿Cuándo está listo mi compost?


El compost debe haber alcanzado la madurez: ya no se calienta, se deshace en pequeños granos entre los dedos. Es de color oscuro y huele a tierra de bosque.
En caso de duda, puede probar su abono sembrando semillas de berros en pequeñas macetas llenas de abono. No germinará, o lo hará mal, si el abono no está maduro. El compost no maduro puede utilizarse como mantillo.


¿Cuánto hay que utilizar?


Sin medir con una escala al gramo más cercano, las cantidades indicativas son las siguientes:



  • Plantas codiciosas: cucurbitáceas, solanáceas, puerros y alcachofas: se pueden poner de 3 a 5 kg por metro cuadrado

  • Plantas con un apetito tranquilo por el compost: de 1 a 3 kg de compost por metro cuadrado – zanahorias, remolacha, judías, lechuga, guisantes y espárragos.

  • Plantas que no lo necesitan: brásicas como rábanos, nabos, coles; y también ajos, chalotas y cebollas.

Un método de compostaje para el pequeño huerto urbano.


Existen varios métodos para el compostaje de residuos verdes. En un entorno urbano y con pocos medios, aconsejo el compostaje en frío. Se trata simplemente de colocar los residuos verdes y dejar la población del suelo. Para que la operación funcione bien, asegúrese de que la pila esté siempre húmeda, fresca y aireada.


El simple hecho de colocar los residuos verdes en una pila producirá compost, pero si quieres acelerar las cosas tienes que removerlo de vez en cuando. También es aconsejable cubrirlo para evitar que el sol reseque la superficie y la lluvia lo arrastre.


Hice mi propia compostera, de madera. Es muy accesible durante las operaciones de «agitación». Para fomentar el compostaje desde el principio, te animo a que recojas las cáscaras de las hortalizas en un contenedor de 20 o 30 litros, en el que colocarás un poco de serrín o paja en el fondo. La adición de materia seca ayudará a absorber el exceso de humedad, lo que dará lugar a un compost más equilibrado.


Mi práctica de compostaje para el huerto


Yo ya no lo hago así, para decirlo simplemente, mis residuos verdes no pasan por la fase de compostaje, salvo en caso de exceso. Utilizo mis residuos verdes directamente, los coloco sobre la tierra y los mezclo con el mantillo.


La ventaja de este método es que los habitantes del suelo se benefician directamente de una dieta variada. A las lombrices les gustará ser alimentadas en una zona amplia, no sólo en un cubo de compostaje. Como resultado, la población de lombrices crecerá en todo su jardín y trabajarán para usted. Ellos harán el arado. Porque una tierra rica en lombrices es más fácil de trabajar.


Para que el aspecto de los cuadros del huerto no se degrade demasiado por la adición de residuos en la superficie, los trituro y los mezclo con el mantillo.


Esta mezcla de mantillo y residuos verdes triturados tiene muchas ventajas:



  • Protege el suelo de la desecación.

  • Protege el suelo de la escorrentía.

  • Fertiliza el suelo.

  • Proporciona refugio a los insectos (pero también a las babosas).

  • Alimenta a las lombrices y las anima a multiplicarse.

  • Evita el desarrollo de las malas hierbas.

  • Estructura el suelo añadiendo humus (la madera también debe incorporarse al mantillo).

Me salgo un poco del tema al hablar del acolchado, pero estoy convencido de que el compostaje lento y por encima de la tierra es la mejor manera de conseguir un suelo rico y trabajable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.